enfrdeitpt

La Fiesta del Cava de Prades celebra su trigésima edición con un buen relieve generacional en la organización

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Noticia extraída de ElPunt.cat  y publciada el 19/07/2009. Ayer se celebró otra edición de la Fiesta del Cava de Prades. La de este año, que coincide con el trigésimo aniversario de esta fiesta, ha tenido lugar después de que los habitantes de Prades se dieran su visto bueno a través de un referéndum. Los promotores de la fiesta destacaron la mejora en la organización que ha habido este año, además de novedades como el inicio de fiesta a ritmo de batucada o bien con una pantalla gigante en que se proyectaban imágenes de las treinta ediciones de la fiesta.
La Fiesta del Cava de Prades es la más representativa que se celebra en el pueblo durante el año. Una prueba de ello es el hecho de que haya llegado a su trigésima edición. La de este año, sin embargo, estuvo a punto de no celebrarse. La polémica surgió por las protestas de algunos vecinos y los disturbios provocados por algunos asistentes a la fiesta en años anteriores.
Sin embargo, un grupo de jóvenes del pueblo no quiso perderse esta fiesta, y con la colaboración de algunos de los que montaron la primera edición consiguieron llevarlo adelante. Para conocer la opinión del resto de habitantes de Prades se celebró una consulta popular. Después del referéndum, con 132 votos a favor, 81 en contra y 7 abstenciones, Prades dio el visto bueno a la fiesta del cava.
Uno de los elementos que los promotores de la fiesta destacan es la estructura organizativa. Raúl Gurí, uno de los organizadores, explica que a diferencia de otros años «no se ha pedido a quien quisiera que ayudara a la fiesta, sino que se ha establecido una organización». Este año disponen del personal y la estructura suficiente para garantizar un buen trigésimo aniversario de la fiesta del cava.
Ayer, a las cuatro de la tarde, la plaza Mayor de Prades ya empezó a prepararse para la fiesta que debía tener lugar en la noche. Los organizadores comenzaron a colocar las vallas alrededor de la plaza. La fuente, protagonista de la fiesta, a las cuatro y ya estaba cerrada. Además, el conducto que transporta el cava desde la azotea del Ayuntamiento hasta la fuente también estaba a punto.
Aunque todavía faltaban más de seis horas para el inicio de la fiesta, ya se veían algunos grupos de gente paseando por el pueblo o sentados en alguna de las terrazas de la plaza esperando la hora del inicio de la fiesta. Para celebrar el trigésimo aniversario se prepararon algunas sorpresas. En la plaza Mayor, por ejemplo, además de la instalación habitual para la fiesta también se colocó una pantalla gigante en que se iban proyectando diapositivas de los treinta años de fiesta.
Las previsiones de este año: La organización esperaba recibir durante la noche de ayer unas 3.000 personas, el mismo número que en años anteriores. En cuanto al cava, de la fuente de la plaza manan cada año unos 3.700 litros, unas 5.000 botellas. Los asistentes no sólo se beben el cava, sino que éste también se usa para remojar en el ritmo de la música.
En el ámbito musical hubo novedades, y es que para celebrar el trigésimo aniversario, la fiesta comenzó a ritmo de batucada de la mano de Vallsamba. Después, por el escenario de la plaza Mayor se pasaron Sexyphonics y La banda del coche rojo.

 

La Fiesta del Cava de Prades es la más representativa que se celebra en el pueblo durante el año. Una prueba de ello es el hecho de que haya llegado a su trigésima edición. La de este año, sin embargo, estuvo a punto de no celebrarse. La polémica surgió por las protestas de algunos vecinos y los disturbios provocados por algunos asistentes a la fiesta en años anteriores.
Sin embargo, un grupo de jóvenes del pueblo no quiso perderse esta fiesta, y con la colaboración de algunos de los que montaron la primera edición consiguieron llevarlo adelante. Para conocer la opinión del resto de habitantes de Prades se celebró una consulta popular. Después del referéndum, con 132 votos a favor, 81 en contra y 7 abstenciones, Prades dio el visto bueno a la fiesta del cava.
Uno de los elementos que los promotores de la fiesta destacan es la estructura organizativa. Raúl Gurí, uno de los organizadores, explica que a diferencia de otros años «no se ha pedido a quien quisiera que ayudara a la fiesta, sino que se ha establecido una organización». Este año disponen del personal y la estructura suficiente para garantizar un buen trigésimo aniversario de la fiesta del cava.
Ayer, a las cuatro de la tarde, la plaza Mayor de Prades ya empezó a prepararse para la fiesta que debía tener lugar en la noche. Los organizadores comenzaron a colocar las vallas alrededor de la plaza. La fuente, protagonista de la fiesta, a las cuatro y ya estaba cerrada. Además, el conducto que transporta el cava desde la azotea del Ayuntamiento hasta la fuente también estaba a punto.
Aunque todavía faltaban más de seis horas para el inicio de la fiesta, ya se veían algunos grupos de gente paseando por el pueblo o sentados en alguna de las terrazas de la plaza esperando la hora del inicio de la fiesta. Para celebrar el trigésimo aniversario se prepararon algunas sorpresas. En la plaza Mayor, por ejemplo, además de la instalación habitual para la fiesta también se colocó una pantalla gigante en que se iban proyectando diapositivas de los treinta años de fiesta.
Las previsiones de este año: La organización esperaba recibir durante la noche de ayer unas 3.000 personas, el mismo número que en años anteriores. En cuanto al cava, de la fuente de la plaza manan cada año unos 3.700 litros, unas 5.000 botellas. Los asistentes no sólo se beben el cava, sino que éste también se usa para remojar en el ritmo de la música.
En el ámbito musical hubo novedades, y es que para celebrar el trigésimo aniversario, la fiesta comenzó a ritmo de batucada de la mano de Vallsamba. Después, por el escenario de la plaza Mayor se pasaron Sexyphonics y La banda del coche rojo.